Tras la realización de un evento deportivo es habitual ver cómo la entrega de medallas deportivas a los tres primeros clasificados se realiza en un podio. Pese a la creencia popular, su uso es más reciente de lo que imaginamos ya que fue utilizado por primera vez en los British Empire Games en el año 1930.

Dicha competición tuvo lugar en Hamilton (Canadá) y en la misma participaban los países pertenecientes a la Commonwealth. Dos años más tarde, se incorporó su uso a los Juegos Olímpicos, más concretamente en los III Juegos Olímpicos de Invierno celebrados en Lake Placid (Nueva York) y en los X Juegos Olímpicos de Verano en Los Ángeles celebrados ese mismo año.

En muchas ocasiones se han vividos momentos épicos en los podios que nada tienen que ver con lo deportivo, como es el caso de la reivindicación de los derechos afroamericanos durante los juegos de México de 1968 o la mítica imagen de Jesse Owen en los juegos de 1936 de una Alemania gobernada por Hitler.

En el caso del running, en el podio no sólo se realiza la entrega de las medallas deportivas a los tres primeros clasificados, sino que también se realiza en muchas ocasiones una clasificación por categorías o equipos. Sin duda todo un reconocimiento y un momento muy especial para los deportistas que ya forma parte de las costumbres colectivas y el deporte mundial.

¿Conocías el origen de la entregas de medallas deportivas en los podios?