Desde el origen de nuestra existencia, los seres humanos siempre hemos tenido la necesidad de comunicar, de transmitir y de preservar nuestra memoria para las generaciones futuras. Y una forma de hacerlo siempre han sido las placas conmemorativas. Antes se hacían en piedra, ahora en placas de metacrilato.

Las placas grabadas se pueden usar tanto en el ámbito profesional como en el personal. A nivel profesional, las placas funcionan como identificación, para señalizar. En el ámbito personal, las más usadas son las placas conmemorativas, que constituyen una bonita forma de honrar a un ser querido, y las placas en regalos personalizados.

¿Por qué de metacrilato y no de otro material?

Hoy en día, las placas siguen siendo un elemento que mantiene la romántica idea de que los recuerdos perduren eternamente, conservando la memoria de un evento, de una persona, de un grupo. Precisamente por este hecho las hacemos de metacrilato.

Las placas de metacrilato son visualmente parecidas al vidrio, sin embargo, son mucho más ligeras y aguantan al menos 10 veces más los golpes, ya que el metacrilato tiene una gran dureza, similar a la del aluminio. Además, al ser un plástico rígido se puede trabajar con mucha facilidad permitiendo una gran variedad de acabados y decorados: se puede perforar, lijar, cortar, moldear y grabar.

¿En qué situaciones podemos regalar una placa conmemorativa?

Una placa conmemorativa siempre será un regalo que será bien recibido por el protagonista, que le recordará lo importante que ha sido y es, y le ayudará a revivir el momento de la gloria. Por eso es ideal para muchas situaciones, por ejemplo, como regalo de recuerdo a un profesor, o para dar las gracias a un amigo o familiar. Pero el uso más habitual se da como homenaje a los finalistas o ganadores de una competición deportiva.

¿Qué se suele grabar en la placa y cómo debe hacerse?

Habitualmente, las placas de metacrilato conmemorativas se suelen grabar con pequeñas frases que hagan referencia al motivo de celebración, a la razón por que se hace el regalo. Sin embargo, hay una serie de datos que no pueden faltar nunca en una placa conmemorativa, como los datos de la persona homenajeada (como el nombre o sus iniciales), el lugar o evento y la fecha de la entrega. Y, generalmente, se presentan por ese mismo orden.

Respecto a cómo debe ser, debes tener en cuenta que el texto es la parte más destacada de una placa, por lo que es importante que antes de empezar a escribir, tengas claro cual es el objetivo que quieres transmitir con ella. En función de este objetivo, el texto deberá ser escrito de un estilo o de otro, pudiendo ser un estilo más formal, divertido, protocolario, etc.

Una placa de metacrilato conmemorativa puede ser un regalo perfecto o un recuerdo de por vida. Si tienes cualquier duda o ya te has decidido y quieres regalar una placa totalmente personalizada contacta con nosotros y estaremos encantados de asesorarte.